CÓMO CUIDAR TUS JOYAS


PARA QUE SUS JOYAS SE QUEDEN SIEMPRE PRECIOSAS:

PERLAS: 

Nuestras Perlas han hecho un largo recorrido desde Tahiti, Australia y Filipinas, para llegar finalmente hasta tí. Aqui tienes unas recomendaciones para que se queden preciosas mucho mucho tiempo.

La Perla es un elemento orgánico. Está muy contraindicado el contacto con: jabón, perfume, alcohol, cosméticos, laca, maquillaje, así que no nos podemos bañar con las perlas puestas, y es recomendable esperar unos minutos después de asearse, maquillarse y ponerse laca, para poder vestir sus perlas.

Su mejor indicador de buena o mala salud es el brillo y calidad del nácar. Debemos evitar su desecación: o se volverá mate y finalmente podrán aparecerle grietas, por lo cual no deben ser expuestas constantemente a fuentes de calor como radiadores o estufas.

Le recomendamos usar una Gamuza suave con un poco de agua para conservar su brillo. A la hora de limpiarlas, puede hacerlo, si lo ve necesario, usar un poco de jabón neutro (PH7) para quitar los residuos naturales que le hayan podido afectar al entrar en contacto con nuestra piel, su transpiración y el uso de maquillaje o cosméticos.

La Perla debe transpirar: pueden guardarse en una gasa, u organza, en un joyero no completamente estanco.

La Perla es blanda: evite que se roza con otras joyas.

 

ZIRCON:   

Esta gema natural semi-preciosa se extrae de Camboya, Nigeria, Sri Lanka y Tanzania.

Su Brillo y su gran abanico de colores la han hecho famosa por parecerse con el Diamante, con quien comparte el mismo tiempo de antigüedad. En ningún caso debe confundirse con la Circonita Cúbica que es sintética, y compuesta en laboratorios. El Zircón es una piedra preciosa natural.

Puede mojarse, pero nunca entrar en contacto con agentes agresivos. Algunas gemas se aclaran si se las expone a fuertes fuentes de luz durante un tiempo prolongado. Y naturalmente, es sensible a golpes y presión, sobre todo en sus partes más facetadas.  

 

PIEDRAS NATURALES:

ÁGATAS, TURQUESAS, ONIX, LAPIZLAZULI, MALAQUITA, tantas piedras, desde tantos rincones del mundo... Al natural, puras, y con un gran trabajo de facetado para jugar con los reflejos de la Luz.

Los Collares, al ser montados sobre hilos, no deben entrar en contacto prolongado con el agua u otros elementos líquidos más agresivos.

Las Piedras pueden naturalmente romperse o fragmentarse al sufrir golpes o caer al suelo.

 

PLATA DE LEY:  

Todas nuestras joyas de Plata 925 de ley, son macizas, y cuentan con un revestimiento o recubrimiento de rodio. Esto impide que la joya pierda su color o se oscurezca, y evita que se pueda rayar fácilmente. Además, protege tu piel de posibles alergias al entrar en contacto con la plata. El baño de rodio utilizado en la plata de ley le otorga una apariencia idéntica a una joya de platino u oro blanco, y también mejora su brillo y le proporciona una excelente resistencia.

Así que no necesitarás preocuparte por el mantenimiento y cuidado de esta joya.

LA PETITE OCÉANNE.